Drenaje linfático Manual. Indicaciones.

Drenaje Linfático Manual en Alicante. Indicaciones.Drenaje Linfático Manual en Alicante. Clínica NaturOla (Playa de San Juan)Drenaje Linfático Manual para embarazadas y Postparto


El drenaje linfático manual es una técnica de masaje superficial, suave e indoloro que se realiza de manera rítmica y lenta, adaptándose a la velocidad de la circulación de la linfa.

El sistema linfático está formado por una red de vasos que discurren paralelos al sistema circulatorio.

A través de los capilares linfáticos recoge el líquido extravasado en los diferentes tejidos y lo transporta hasta los ganglios o nódulos linfáticos.

Una vez que este líquido entra en el sistema linfático se denomina linfa.

Ésta contiene sustancias que no pueden ser transportadas por el sistema vascular, como son las sustancias de desecho metabólico, moléculas de gran tamaño (grasas, proteínas…), bacterias, etc.

Por ello, una vez que llega a los nódulos es depurada para posteriormente, unirse de nuevo a la circulación venosa pasando a formar parte de la sangre.

Cuando este equilibrio se ve alterado, se acumula un exceso de líquido y de sustancias en el espacio intercelular.

Los capilares se ven colapsados y no pueden realizar su función de absorción, apareciendo el edema.

El objetivo del drenaje linfático manual es estimular el automatismo de los vasos y ganglios linfáticos, favoreciendo y mejorando la reabsorción y el transporte del líquido y las moléculas extravasadas.

Pero no sólo se consigue drenar y descongestionar los tejidos, sino que también tiene un efecto relajante, ya que inhibe al sistema nervioso simpático y activa el parasimpático, es analgésico, actúa sobre la musculatura voluntaria e involuntaria y mejora la respuesta inmune al favorecer la circulación de células de defensa.

Por todo ello, las indicaciones de esta técnica son muy numerosas.

Es muy común pensar en el drenaje linfático en casos de lesiones graves de este sistema como puede ser el linfedema (es frecuente que aparezca después de una extirpación ganglionar), lipedema, etc., donde es fundamental su realización.

Pero existen otras muchas situaciones más comunes en las que es igualmente imprescindible:
– Insuficiencia venosa leve: piernas cansadas, tobillos hinchados etc.
Edema en el embarazo o relacionado con el ciclo menstrual.
– Es una excelente herramienta para minimizar los efectos contraproducentes de la subida de la leche (pesadez, inflamación, presión…).
Celulitis.
– Lesiones traumáticas: hematomas, esguinces, roturas fibrilares, luxaciones, fracturas etc.
Intervención postquirúrgica: mejora la recuperación, favorece la cicatrización y mejora el aspecto de cicatrices.
– En patología reumática y dolor crónico: debido a su efecto analgésico se utiliza en caso de artrosis, artropatías etc.
– En el estreñimiento crónico es una técnica indispensable, ya que activa el peristaltismo intestinalal actuar sobre la musculatura lisa.
– Incluso está indicado en trastornos neurovegetativos como el estrés o la fibromialgia.

El drenaje linfático manual, favorece la regeneración y reparación de los tejidos, acelerando la recuperación.

Es importante mencionar que siempre debe ser aplicado por un “linfoterapeuta”, un fisioterapeuta especializado en drenaje linfático, que tras una valoración previa concluirá el tratamiento indicado para cada caso individualmente.

Comentarios cerrados