Fisioterapia respiratoria

fisioterapia-respiratoria-alicanteLa tos, falta de apetito, cansancio, pitidos o sibilancias al respirar, ruidos en el pecho y en algunos casos fiebre, son síntomas que indican la presencia de una afectación respiratoria.

Las patologías agudas más frecuentes son la bronquiolitis, la neumonía y las atelectasias, causadas principalmente por infecciones víricas. En cuanto a enfermedades crónicas está el asma, la fibrosis quística, las enfermedades alérgicas… Todas estas enfermedades cursan con un aumento de la producción de secreciones en las vías aéreas, que cuando se acumulan, provocan complicaciones como la obstrucción broncopulmonar, infecciones recidivantes, dificultad respiratoria, etc.

Las infecciones de repetición sufridas en la infancia es un factor que  predispone a padecer enfermedades respiratorias crónicas en la edad adulta, como ocurre en el caso del asma. Actualmente se mantiene que un niño menor de dos años que ha sufrido tres o más bronquiolitis es asmático.

La fisioterapia respiratoria:

–   Ayuda a la eliminación de las secreciones acumuladas, despejando las vías aéreas.

–  Mejora la ventilación pulmonar.

–   Disminuye la necesidad de medicación.

–   Previene las lesiones del aparato respiratorio del niño a largo plazo.

–   Reduce el absentismo escolar y laboral de los padres.

–   Evita los ingresos hospitalarios.

–   Mejora la calidad de vida de los niños.

Por tanto, la fisioterapia respiratoria está indicada siempre que se produzca acumulación de secreciones, independientemente de cuál sea la patología que la causa (bronquiolitis, bronquitis, neumonía, asma, catarros de repetición…).

El fisioterapeuta especializado realizará una valoración del niño basada en la auscultación, tras la cual decidirá el tratamiento más adecuado. Las técnicas a emplear dependerán de la patología que presente el niño y de su edad. Hay que destacar que el trabajo en casa es de vital importancia, por ello el profesional indicará a los padres recomendaciones y técnicas a realizar en el domicilio.

Comentarios cerrados