Patología linfática

linfedema-alicanteUna alteración linfática se caracteriza por la apariencia de un linfedema, independientemente de cual sea su causa (congénita, primaria o secuela de algún traumatismo o tras extirpación de ganglios linfáticos).

El sistema linfático se encuentra en la capa más externa de la piel y sus funciones son imprescindibles para el equilibrio del cuerpo humano.

sistema_linfaticoEl linfedema se desencadena por acumulo de linfa en los tejidos, debido a la inflamación, obstrucción o extirpación de los canales linfático.

Se diferencia del edema venoso por acumular proteínas en el intersticio, lo que dificulta su reabsorción de forma natural o a través de cualquier otra aplicación que no sea el abordaje terapéutico del drenaje linfático manual.

Es una patología crónica que requiere una adaptación a su nuevo estado de salud.

Por ello, como expertos le valoramos sus hábitos alimentarios, deportivos y personales, con el fin de mejorar su calidad de vida.

En nuestra clínica, el LINFOTERAPEUTA CUALIFICADO, valora el grado de afectación linfática y a partir de ahí, protocoliza el tratamiento.

Además orienta e informa sobre las herramientas de las que dispone a su alrededor para evitar los brotes de inflamación inesperados.

También previene y educa sobre la actuación precoz, en caso de instaurarse el brote inflamatorio.

Se trata de dar autonomía y libertad a la persona afectada en su vida diaria, y advertirla de cuándo es necesario la intervención y qué tipo necesita según si situación y afectación.

TIPOS DE LINFEDEMAS:

Primarios o Congénitos. Es una afectación que se nace con ella, y puede ser por un trastorno hereditario caracterizado por obstrucción linfática crónica o por hiperplasia de los vasos sanguíneos. No se conoce su causa, pero sí su forma de instaurarse y su abordaje linfoterápico.

Secundarios. Pueden aparecer tras una intervención quirúrgica que incluye la extirpación de los ganglios linfáticos, ejemplo, mujeres mastectomizadas tras cáncer de mama. Intervenciones comunes: cáncer de útero, de colón, de mama, próstata, etc.

Otras posibles causas pueden ser tras alteración postraumática al dañarse el sistema vascular, o por complicación de un fleboedema que se fibrosa por falta de circulación y daña al sistema linfático, formando así el flebolinfedema.

En el caso de extirpación de ganglios es fundamental comenzar nada más terminar la radioterapia, sobre todo en la prevención del linfedema, aunque se trabaja sobre la recuperación articular, muscular , la cicatriz e inflamación general y restos de la radioterapia ( piel enrojecida, inflamada, deshidratada, etc.)

Comentarios cerrados